Yo… pues yo elegí endurecerme

Desde que tengo uso de razón me he dado cuenta que los inicios de años representan una especie de “reset”, como que es la ocasión perfecta para volver a comenzar para muchos, esto nos llena de ilusión y de nuevas metas por cumplir, en estos primeros días siempre se tratan de iniciar nuevos hábitos o lograr alcanzar un sueño pendiente por cumplir, pero este año no siento que exista esa idea.

Venimos de un año difícil, un año en el cual hubo mucho miedo, tristeza, frustración, incertidumbre que poco o mucho ha cambiado nuestra forma de ver las cosas, quizás nos hizo a muchos un poco pesimistas. Cambiaron muchas de las actividades que nos resultaban normales como reunirnos con amigos, movernos por la ciudad sin límites de tiempos o límites de espacios en los lugares, estrechar la mano a un conocido o al conocer nuevas personas, ir al supermercado sin pensar que es una especie de misión bioterrorista o abrir una bolsa de papitas y comerla allí mientras agarramos las demás cosas de nuestra lista de compra.

El 2020 cambió nuestra rutina, sacó a muchos de la zona de confort y eso querido lector siempre nos lleva a dos posibilidades, y me refiero a darwinismo puro, adaptarse o morir (bueno quizás no morir literalmente, pero si pasarla muy mal), en cambio esta adaptación nos lleva a desarrollar nuevas habilidades, a conocer nuevos límites para nosotros y porque no, ser mejores.

Entiendo perfectamente que este inicio de año es uno en el cual no queremos crear falsas expectativa, pecar de optimistas y chocar con una realidad que se vislumbra con demasiada incertidumbre, pero de algo estoy muy seguro y es que el 2020 fue un año en el cual nos adaptamos y creamos nuevas habilidades que sin duda nos ayudarán a superar cualquier otro reto que se nos presente, es lo interesante de las crisis, nos hacen ser mejores una vez las superamos.

“La misma agua que hace que una papa se ablande hace que un huevo se endurezca”, las circunstancias actuales nos afectan a todos, pero sin duda alguna, cada uno de nosotros es capaz de decidir si esto nos ablanda o nos endurece, tú decides, yo… pues yo elegí endurecerme.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: